Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Obviamente lo primero que hice al día siguiente fue leerme detenidamente la prensa. No en vano, ha sido y sigue siendo mi principal punto de referencia para el tema. Tiene el inconveniente de que no profundiza o malinterpreta, pero la ventaja de recoger datos frescos, no precocinados con fines manipuladores. Los libros sobre el tema son más extensos pero hay que leerlos con cierta distancia.
Ninguna noticia. Me sorprendió, pues dada la zona y la hora habría habido seguramente muchas personas en mejor posición que yo, por ejemplo por Pedralbes, bajando alguna avenida. Pero no. Debe ser que estamos demasiado absortos en nuestros quehaceres, o si alguien vió algo tampoco quiso decir nada. Yo no había visto gran cosa. Pocos detalles llamativos. No tenía mucho sentido contar mi caso a la prensa. Además había un gracioso llamando por teléfono al azar y poniéndose a contar que era de Ganímedes.
No fue hasta finales de Diciembre que leí, creo que en ABC, que, en el sur de Francia, unos pilotos de línea habían informado sobre dos aviones que estaban más abajo que ellos "aterrizando hacia atrás" en alguna zona próxima a Toulouse. Baste recordar que los aviones de línea llevan un foco delantero que produce una larga franja luminosa cuando hay un poco de niebla, y que se usa al aterrizar.

Los casos que cito proceden de la prensa local. Mientras no tenga autorización para reproducir me limitaré a una reseña. Quien esté interesado deberá consultar en alguna hemeroteca.

Diario Avui, Jueves 1 de Abril de 1993.
Artículo de C. Sabaté y J. Serrat sobre unas luces vistas sobre Catalunya. Ilustración de Balcells, mostrando una "cola" similar a la que vi en 1980, pero la sección transversal de la estela aparenta ser circular, en vez de plana. (En este momento el artículo original no se encuentra en internet, tendrían que ir a alguna hemeroteca para consultar el original. Es posible que tengan que hacer cola)Reconstrucción aproximada

El Periódico, Jueves 1 de Abril de 1993.
Luces, bolas y colas en Barcelona ciudad y L'Hospitalet. (Se refiere al mismo avistamiento)

La Vanguardia, Miércoles 5 de Octubre de 1994
Cartas de los lectores: Un Ovni sobre El Vendrell
Firmada por Fernando Guirao, de Castelldefels
Habla de luces y de una cola.

Nota: el Sr. Fernando Guirao me comunica que lo que observó aparentaba ser un fenómeno natural.

La Vanguardia, Jueves 13 de Octubre de 1994
Cartas de los lectores: Ovni sobre El Vendrell
Firmada por Teresa Cañizares, de Tordera
Habla de luces y de una cola, del 25 de Setiembre de 1994.
(Nota: Algún tiempo después tuve ocasión de pasar por Tordera.
Pregunté a algunos vecinos y el más veterano me dijo que allí
no se había sabido del caso. Sí recordaba que tiempo atrás hubo
un "meeting" sobre ovnis. La información pudo ser falsa, con el
propósito de atraer visitantes, o sea, hacerse publicidad gratis).

La Vanguardia, Miércoles 19 de Octubre de 1994
Cartas de los lectores: El Ovni de El Vendrell
Firmada por José Alvarez López, de Oviedo
Habla de luces y de una cola, del 25 de Setiembre de 1994.

Algunos días después:
El "enterao" de siempre aguando la fiesta. (búsquenlo)

Bueno, parece que no me autorizan a nada. Me tendré que meter también a periodista.
Para empezar, contaré el caso de Joël Moraine, un joven internauta que he conocido en el ordenador de al lado.
Sucedió en Agosto de 1980, en el sur de Francia, en un punto intermedio entre Toulon y Niza, concretamente entre Ste. Maxime y St. Raphaël, cerca de la costa.
Allí hay (o había) un centro de instrucción de reclutas, Camp de Congers, donde nuestro testigo principal hacía el servicio militar. Una noche, sobre las diez, ya oscurecido, contaban por el campamento que habían visto caer una luz por detrás de una colina próxima.
Sin pensárselo mucho, nuestro testigo y un compañero se aventuraron por el campo aprovechando que había luna llena y se podía caminar. Subieron la colina y una vez arriba miraron alrededor y no se veía nada especial.
Nuestro testigo principal ha sido siempre un contemplador del cielo estrellado, por lo que exploró por arriba y localizó, a la izquierda de la Luna llena, a varios diámetros, un punto más brillante de lo normal que variaba de brillo y de tamaño. Así durante unos 5 minutos, hasta que de pronto, en una décima de segundo, aquello se convirtió (o así pareció a nuestros testigos) en un óvalo luminoso blanco "enorme", un poco más a la izquierda, cubriendo también la visión anterior del punto brillante a lo alto.
La sensación que tuvieron fue que "aquello" se les había caído encima y su reacción instintiva agazaparse entre las rocas. (Impresiona oír el relato)
Un instante después, al sentir que el peligro pasaba, volvieron la vista arriba y vieron un triángulo luminoso. Dos vértices arriba y uno abajo. Los tres vértices eran luces de colores diferentes y los lados haces de luz blanca. Avanzaba "de plano" hacia la derecha. El testigo no recuerda con exactitud qué pasó con el óvalo blanco. Ambos habían fijado su atención el el sorprendente triángulo.
No detectaron en ningún momento silueta ni contorno alguno, pero ese triángulo podría ser parte de algún objeto mayor.
Aquello siguió avanzando y ascendiendo a gran velocidad hasta volver al punto que observaron inicialmente los testigos.
Una vez allí, a gran altura, del punto blanco salió otro más pequeño. Se separó un poco hacia la Luna y luego, desde la perspectiva de los testigos, aparentó darse una vuelta circulando la Luna en sentido antihorario, hasta que volvió a reunirse con el punto primero que esperaba en su sitio. Después éste se perdió en el firmamento.
Esta útima maniobra no parece tener mucho sentido si no es vista precisamente desde la posición de los testigos, por lo que yo lo interpretaría como un mensaje: "Adiós, nos vamos a la Luna".

De los casos aparecidos en la prensa en años anteriores me destaca el recuerdo de uno en especial porque su protagonista llegó a explicar su caso personalmente en TV.
Como se anunció para la ocasión, a la hora prevista se presentó por TVE (la única cadena, la nacional, programa regional de tarde, allá por los años 70), en un estudio muy sobrio, sin la fanfarria de los actuales, un popular personaje: D. Rafael Peralta, muy conocido, tanto él como su hermano, como rejoneadores ( toreros a caballo, con lanza ).
Contó, con toda serenidad, que, viajando en su coche desde Huelva a Sevilla, vio unas luces de colores intermitentes en el claro de una arboleda que había a su derecha. Pensó que era una ambulancia atendiendo a algún accidentado, por lo que decidió parar para ver si podía ayudar en algo.
Cuando accedió al terreno descubrió que no era una ambulancia, sino un platillo posado al otro extremo del campo. Acto seguido se percató de que a su derecha, a pocos metros, había un cilindro metálico vertical de casi 2 m de alto que estaba flotando a unos 30 cm del suelo.
Tuve ocasión de revisar la prensa local de esos días y encontré en ABC, no recuerdo la fecha, un croquis del cilindro dibujado por el propio testigo. Este croquis lo he elaborado según lo que recuerdo. En el suelo represento hierba, pero podría ser tierra o arena. Lo que J.J. Benítez presenta en "La quinta columna" es pura elucubración y la fecha que da no me cuadra. (Esto no desmerece la labor investigadora de J.J. puesto que el caso es muy verosímil, pero muestra lo difícil que resulta conseguir información exacta de los casos. El propio testigo tiene página web, pero ha dejado su testimonio en el baúl de los recuerdos).
Objeto metálico El extremo superior era redondeado, el inferior plano de bordes redondeados. Se aproximó para verlo de cerca y observó que la mitad inferior no era lisa, sino con "michelines" en fuelle. Parecía haber dos mitades o "piernas" juntas, por presentar una línea divisoria vertical en esa mitad inferior. Además, en la zona ventral tenía como un panel de control con lucecitas y otros accesorios. Algo así como un portero electrónico de viviendas.
En ese momento, el "panel" emitió un sonido similar al que se oye escuchando la onda corta, tipo facsímil (gli-gli-gli), según entendió el testigo. Supuso que se le estaba enviando un mensaje initeligible. Entonces, al estilo andaluz, replicó: "pero... ¿que diíses?", moviendo al mismo tiempo los brazos (abriéndolos y alzando las manos).
El resultado fue que el cilindro emprendió una veloz huída, manteniendo su verticalidad, hacia el "plato" y en pocos segundos se escondió tras él. Inmediatamente después, el objeto emprendió el vuelo y se perdió rápidamente en el firmamento. "Nunca en mi vida vi a nadie correr tanto", dijo el testigo.
Ese cilindro podría ser un robot o una sonda o, mejor, una cápsula presurizada, equivalente a una campana de buzo. En su interior podría haber estado un alienígena, el que emitió el sonido incomprensible.
Resulta evidente que hubo un fallo de comunicación. El proceso de comunicación se inicia cuando el plato se anuncia con sus luces intermitentes, algo poco frecuente. Lo habitual es que quieran pasar inadvertidos. El testigo responde a las luces acudiendo. Es probablemente lo planeado. Hay un anfitrión esperando estratégicamente situado. Este acepta la aproximación del testigo, lo que parece concordar con un protocolo ya previsto. El cilindro emite su mensaje pero la respuesta no concuerda y se interrumpe el proceso.
Si la respuesta no fue la correcta es porque no se produjo ni siquiera en el idioma adecuado. Tal vez esperaban a alguien con un aspecto similar al del testigo, puesto que no extrañó, pero pudo resultar que no fuera el indicado. Pudo ser un primer un contacto decepcionante o una cita fallida con un humano (o alien disfrazado) que debía comunicarse en ese lenguaje.

Objeto metálico Esta cápsula autónoma me sugiere una explicación del "esperpento" de Flatwood, por la razón de que no tenía pies y olía a azufre o metal caliente. El supuesto "ser monstruoso" podría haber sido sólamente un montaje de cartón, como los "gigantes y cabezudos" de nuestras fiestas populares, pero no para divertir a los espectadores sino para pegarles un gran susto. Tal vez un bromazo, tal vez un estudio de nuestras reacciones, tal vez para grabar la escena y mostrársela a los de su planeta al regreso. También consta la presencia de una luz que llamaron "primera entidad". Me parece claro que se trataba de la tobera del "platívolo", situado por arriba y observando la escena. El olor picante y la neblina (smog) serían resultado de la propulsión a chorro de ambos objetos, un motor de azufre-metal-oxígeno que no desprende anhídrido carbónico y agua como los nuestros, sino sulfatos en polvo y dióxido de azufre residual. Seguramente muy eficiente, pero contaminante. La ignición parece ser por arco eléctrico, de efecto instantáneo y el azufre podría ser fundido con microondas. Alta tecnología.
Las webs relatando este caso abundan en internet.
Por cierto, se desconoce la etimología de "esperpento" pero yo apuntaría que viene de: "es para espanto". La utilizó Valle-Inclán por primera vez, pero no creo que se la inventara, porque la forma y el significado están bien definidos, sino que podría haberla aprendido en su entorno familiar, cuando el vocablo ya habría evolucionado oralmente en varias generaciones.

Otro monstruo que podría tener la misma explicación es el Mothman (hombre-polilla). Sin cabeza ni penacho pero con dos puntos reflectantes de color rojo que los sorprendidos testigos interpretaron como "ojos", por pura reacción instintiva. Se veían sólo dos luces rojas, pero su posición en la parte alta del bulto las hacía interpretar como ojos. Los hombros eran exagerados de tal manera que parecía como si tuviera alas plegadas, que no desplegó ni cuando voló detrás de un coche un buen rato. Sólo un par de testimonios merecen credibilidad. Otros dijeron que era más pequeño o que estaba tumbado y se levantó. No encaja en la interpretación, a menos que el aparato tenga algún sistema con giróscopos de alta potencia que le permitan mantener o recuperar la verticalidad en cualquier situación. La cápsula se desplaza sin perder la verticalidad. Otros detalles, como el pelaje color gris claro (polilla) etc. son irrelevantes porque al ser un montaje de los extraterrestres son el resultado de una imaginación más bien artística apta para pegar el susto.
Algunos hasta piensan que el Mothman come perros, como el de Newell Partridge. Yo lo que pienso es que el perro se abalanzó sobre el Mothman, mordió el saco que cubría la cápsula y se fue volando colgado de ella hasta que se cayó en algún otro sitio.
Bueno, mientras sólo nos gasten bromas...
Puede parecer chocante que una civilización avanzada envíe sus sofisticadas naves a millones de kilómetros sólo para reirse un poco, así que habrá que atribuir ese comportamiento tan primitivo a seres de menor inteligencia que los promotores del viaje. Tal vez a una especie secundaria que sean enrolados por alguna cualidad particular, como por ejemplo tener poca estatura. La cápsula mide unos dos metros y la mitad inferior podría estar ocupada por los motores y accesorios. Quedaría sólo un metro de altura para el piloto, que podría ser del tipo que se ha descrito en algunos encuentros y del que hay numerosas representaciones gráficas en la Red: piel gris, ojos oblicuos, boca pequeña y sin barbilla. Esto puede indicar que no tienen dientes, porque la barbilla es un protector para las caídas. A saber de qué se alimentan.

Ya puestos, el clásico fantasma de sábana que no tiene pies y se desplaza levitando podría ser también la "cápsula" pero con una sábana por encima. Suficiente para asustar a cualquiera, porque no se sabe qué puede haber oculto. Sin embargo, un objeto metálico despierta curiosidad, porque se supone que es algún aparato que sirve para algo, no necesariamente peligroso.

Otro caso que me viene a la memoria, leído en La Vanguardia, en un párrafo de un extenso artículo (no recuerdo la fecha) citaba fuentes de la NASA. Parece ser que unos astronautas observaron desde la lanzadera un punto brillante cuya trayectoria parecía indicar que iba a entrar en nuestra atmósfera y aterrizar. En un momento dado, desde varios puntos de nuestra atmósfera surgieron otros puntos luminosos con trayectoria convergente hacia el que llegaba. Cuando ya se le aproximaban, éste hizo una brusca maniobra y tomó una trayectoria de alejamiento a gran velocidad.
Actualmente se puede ver la grabación de la misión del Shuttle STS-80en varios sitios, por ejemplo aquí: http://www.youtube.com/watch?v=QRzOF-eAw7I
Esto me recuerda la serie Cosmos, de Carl Sagan, donde éste habla de la posibilidad de que formemos ya parte, sin saberlo, de alguna civilización de ámbito galáctico, que además no sería la única. Tal vez la aténtica guerra de las galaxias sea más bien "fría", de hurtadillas, secretos y camuflajes.

Inciso: Me hace mucha gracia la opinión, muy extendida, de que "si existieran los extraterrestres ya se habrían presentado". Imagínense que un ladrón abre con una ganzúa la puerta de casa y pasa a la salita y dice: "Buenaaass, sigan, sigan viendo la tele. Sólo he venido ha llevarme unas cosillas que me hacen a mí más falta que a ustedes." y luego llena el saco, sale y se despide amablemente.

La noche del 20 al 21 de Diciembre 1999, en el TD3 de TVE nos Estela blanca mostraron un vídeo de aficionado procedente de Colombia (según parece filmado en Bogotá) en el que se veía una estela blanca similar a la que muestro en primera página, pero a plena luz del día. Como el asunto ha pasado al olvido, he montado una reconstrucción gráfica del suceso. La estela parece estar cayendo pero es cuestión de perspectiva. Va horizontal como un avión comercial volando bajo.Lo curioso es que tampoco se percibía la silueta del objeto contra el fondo del cielo. Cabe pensar que el objeto se "encierra" en una burbuja de la que expulsa su presencia física en el espacio tridimensional. La luz que viene por detrás lo rodea y continúa su trayectoria normal por el lado contrario, de tal manera que desde cualquier ángulo resulta transparente. Sólo la luz generada en su interior (la estela) sería visible desde fuera, superpuesta a la imagen de fondo.
Estela blanca En esta segunda reconstrucción muestro cómo podría ser el objeto que produce la estela. Por experiencia propia sé que este tipo de aparato puede permanecer suspendido en el aire y ponerse en marcha expulsando la estela a voluntad. Si no produce estela queda estático y puede observarnos con absoluto incógnito. El "plato" puede navegar en la posición indicada, permanecer estático así o ponerse horizontal, tal como indican otras observaciones. No constan posiciones invertidas, que yo sepa. Tal vez expulse de la burbuja también la masa inerte y pesante (según la Teoría General de la Relatividad, son equivalentes). De esta manera podrían permitirse las sorprendentes aceleraciones, maniobras y velocidades que se observan, así como los viajes interplanetarios a mínimo costo.
La teoría de la burbuja para los viajes interplanetarios la expuso Miguel Alcubierre, físico mejicano (Según Science et Vie, Oct. 99). Un interesante artículo de Investigación y Ciencia (Marzo 2000) detalla la teoría. La contracción relativista del tiempo no podría evitarse (opinión mía). De ser cierta esta posibliidad, la burbuja de camuflaje no podría ser perfecta, porque en su centro habría una singularidad: la luz que pasara por allí tendría "duda" para pasar por un lado u otro. El centro de la burbuja debería ser de alguna forma visible, sea como una mancha oscura, una bola neblinosa o luminosa (se han visto bolas azules, blancas o naranja flotando).

El pasado 22 de Febrero del 2000 publicó La Vanguardia un excelente reportaje de Pau Echauz respecto a unos círculos quemados en un campo de cebada, en Els Omellons, un pueblecito de 270 habitantes cerca de Les Borges Blanques, en la comarca de Les Garrigues (Lérida). Queda a unos 100 Km. al oeste de Barcelona y unos 40 antes de Lérida, a un lado de la autopista (unos 20 km.). Como la prensa no se digna contestarme, no sé si puedo reproducir el artículo, pero se puede encotrar una buena foto en color en este sitio Después de estudiar con detalle el reportaje y la foto me inclino por creer que se trata de un aterrizaje ( o intento ) de dos platívolos. Puestos a suponer, tal vez para algún cambio de tripulación, aunque al parecer ambos círculos no aparecieron el mismo día, sino con una semana de diferencia. Es mucha casualidad dos aterrizajes en el mismo campo. En el croquis aquí debajo ilustro mi suposición. Los círculos amarillos describen la zona afectada, pero el terreno no resultó quemado, sino sólo "agostada" la cebada y ha quedado de color paja.
El diario "El Periódico" publica el 8 de Marzo de 2000 un conciso reportaje de Josep Tarragona ofreciendo los resultados preliminares del Instituto de Investigaciones Espaciales Exobiológicas (IIEE) y de la revista Karma-7. Indican que la zona afectada parece haber sido irradiada con microondas. croquis de círculos en un campo

El círculo centrado izquierdo podría ser de 26 m. de diámetro. El derecho, de 36 m. Cabe pensar, según el croquis de los platívolos, que tienen propulsión central y periférica. Tal vez los "pequeños" sólo "central".

Mejor información, aquí

En el mundo islámico no parece haber rumores de apariciones, pero recuerdo hace algunos años que se comentó en TV que en Argelia habían visto en el cielo una frase escrita con humo o vapor a gran altura, en escritura arábiga y con un contenido netamente religioso. Cabe recordar que el Islam es antiiconclasta, es decir, evita la adoración de las imágenes, mientras que la caligrafía es altamente valorada.

Hay otro caso que recuerdo, pero no apareció en la prensa sino que lo contaron en una reunión. La testigo, una señora de mediana edad, había salido al campo con su hijo. En un momento dado se sentaron a descansar en una ladera, contemplando el valle un poco más abajo. La señora observó algo en el cielo y le dijo a su hijo: "Fíjate bien porque lo que vamos a ver sólo se ve una vez en la vida".
Se trataba de un clásico plato volador. Seguía una trayectoria circular y al mismo tiempo descendente. A cada vuelta el radio era menor hasta que aterrizó en el valle, a poca distancia. De él bajaron unos humanoides pequeños que empezaron a buscar algo en el suelo. En unos instantes encontraron lo que buscaban y justo entonces cayeron en la cuenta de que les estaban observando. Rápidamente entraron en el plato por abajo y emprendieron el vuelo a toda velocidad.
No contó más detalles y otros relatos tomaron el protagonismo.
No se puede saber qué recogieron, pero probablemente fuera alguna planta, de utilidad medicinal. Hay que tener en cuenta que los extraterrestres son seres vivos, que pueden enfermar y no tienen farmacias. Probablemente tengan un exhaustivo conocimiento de nuestras plantas y produzcan sus remedios a partir de ellas.

Página primera     Página siguiente     Página principal